Antología de novelas cortas del siglo XVII

Rafael Bonilla Cerezo (ed.), Novelas cortas del siglo XVII, Madrid, Cátedra, 2010, 376 pp.

El reciente volumen de Novelas cortas del siglo XVII editado por Rafael Bonilla Cerezo supone una contribución significativa para el estudio de este género narrativo, vigoroso durante el Barroco, pero abordado con un interés menor por la crítica aurisecular del siglo XX, más inclinada al teatro (que sigue siendo el gran tema de las congresos dedicados al Siglo de Oro español), a la poesía o al legado cervantino. El género de la novela corta, con la excepción de las Novelas ejemplares, gozó de una mediocre fortuna editorial en el siglo recientemente pasado, caracterizada tal vez por iniciativas aisladas. La primera de estas fue el ambicioso proyecto de Emilio Cotarelo, quien publicó entre 1906 y 1909 doce volúmenes de su Colección selecta de antiguas novelas españolas. Más adelante, en la década del cincuenta, la editorial barcelonesa Selecciones Bibliófilas hizo lo suyo para difundir algunos exponentes de novela corta barroca, tal es el caso de las Novelas amorosas de José Camerino.

Tendríamos que llegar hasta la década del ochenta para encontrar un proyecto similar al que nos propone ahora Bonilla Cerezo. Estas Novelas cortas del siglo XVII cuentan con el precedente de las Novelas amorosas de diversos ingenios (1986), antología preparada por Evangelina Rodríguez Cuadros, fruto de un interés surgido de su estudio dedicado a José Camerino y Andrés de Prado: Novela corta marginada del siglo XVII español (1979). Con la antología de 1986, la investigadora intentaba, de paso, consolidar el término que había acuñado y daba título a su monografía, con límites y alcances muy específicos, en particular en lo que se refiere a la función ideológica del discurso novelesco, anclado en el marco de la cultura dirigida que caracterizaba, según lo esbozó José Antonio Maravall, al periodo barroco. Aunque después se sumió en nuevos derroteros críticos, Rodríguez Cuadros se dio tiempo para dar a luz otra colección de novela corta, también con propósito específico, aunque distinto (la singularidad de la escritura femenina): Entre la rueca y la pluma. Novelas de mujeres en el Barroco (1999), que incluía piezas de María de Zayas, Leonor de Meneses y Mariana de Carvajal.
En su somero estado de la cuestión, Bonilla acentúa la tendencia crítica imperante en la actualidad, de estudiar la novela corta como una muestra más de la cultura barroca, o sea un proyecto dirigido, con claro afán propagandístico, hacia un público, cuya subjetividad se empieza a dar forma y cuyas expectativas de reconocimiento social se ven saciadas en los textos. Esta perspectiva sociológica es la que también comparte, en buena medida, Reyes Coll-Tellechea, para quien la novela “cortesana” es un producto dirigido a una élite social, la aristocracia castellana que se ve seducida por un discurso promonárquico y señorial. El ensayo introductorio ofrecido por el editor da por sentados estos enfoques y se propone una exégesis más bien de índole formal. Consciente de la supremacía del género lírico en el Siglo de Oro, así como echando mano de su profundo conocimiento de la poesía culterana, el editor postula la impronta gongorina como fil rouge de análisis para la novela corta, proponiendo, como ya se mencionó, el rótulo de “novela culta” para las ficciones que establecen vasos comunicantes con el estilo propugnado por el cordobés.
De tal forma, la impronta culterana se pone a manifiesto en el plano temático en la medida en la que se transfiere la sofisticación y ambiente bucólico de los poemas mayores gongorinos, según lo reflejan algunas de las novelas editadas. Nos hallamos, como sostiene el editor, frente a una atmósfera altamente estetizante, ya que el estilo culto “está en el aire” durante el siglo XVII y se filtra en la prosa narrativa de varios modos, cada uno de los cuales se ejemplificará con la correspondiente novela dentro de la antología: la imposición de la dificultad conceptista como estilo, en Las dos hermanas; la incorporación de fragmentos de la Fábula de Polifemo y Galatea en novelas como La ingratitud hasta la muerte y La prodigiosa; la imitación en el plano formal y semántico de Las soledades se halla presente en Del celoso desengañado; la crítica, en registro cómico, del estilo gongorino se ofrece en El culto graduado; finalmente, el barroquismo, entendido como estilo recargado, moroso, tanto en el plano de la sintaxis como en el léxico, que se impone entre 1640 y 1663, se atestigua en El monstruo de Manzanares. En suma, según lo indica Bonilla, este recorrido nos deja la impresión de “un triunfo culto, pues, que no corresponde al capricho de un solo autor ni a una moda arbitraria, seguida por frívolas razones” (p. 19).
Tras esta semblanza de la tradición editorial, no del todo breve, que precede a las Novelas cortas del siglo XVII y ayuda a resaltar su mérito, comentaremos, a continuación, ideas y aciertos interpretativos de Bonilla Cerezo. Adicionalmente, elaboraremos algunas notas en torno a ciertos pasajes, las cuales pueden cooperar a la mejor comprensión de los textos incluidos en la presente antología (…)

La reseña completa de este volumen, con glosas y bibliografía, ha aparecido en Bulletin Hispanique 114.1(2012): 472-481.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Novedades bibliográficas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Antología de novelas cortas del siglo XVII

  1. Pingback: “Periquillo el de las gallineras”: una novela picaresca sin pícaro | Oro de Indias

  2. Pingback: Génesis y poética narrativa del “Desengaño quinto” de María de Zayas | Oro de Indias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s