Novela latina I: el “Satiricón” de Petronio

Los géneros de la antigüedad se hallaban bien diferenciados: épica, lírica, drama, historia, filosofía, etc. Solo al final surgió una forma de escribir que vincularíamos con la moderna “novela”, que en realidad es un estilo de relato que aglutina rasgos de múltiples géneros, con características y situaciones de la épica, a menudo mediante la parodia, del teatro, a través del diálogo vivo o la lírica, por el sentimentalismo que se introduce. Un paso intermedio entre lo que llamaríamos “novela” y los géneros más arraigados y definidos, es la llamada fábula milesia, cuentos fantásticos y licenciosos que se atribuían a Arístides de Mileto (100 a. C.) y que se introdujeron a la literatura latina mediante traducciones. Su estilo procaz hizo que se hiciera una lectura muy popular entre la plebe y la soldadesca.

satiriconDentro de lo que consideramos novela en la actualidad pueden encajar dos obras ficcionales en prosa, aunque bien distintas la una frente a la otra, de la antigüedad latina. La primera es un libro fragmentario, aunque muy interesante, titulado Satiricón, que se supone escrito por Petronio Árbitro. Existían muchos Petronios hacia el siglo I d.C. y se ha identificado tradicionalmente a este Petronio con un Petronio que fue cónsul en la época de Nerón, famoso por su elegancia, cultura y buen gusto. El Satiricón es una obra llena de todo tipo de aventuras, con viajes, escenas urbanas y cómicas. Hay tres personajes: Encolpio (que narra en primera persona la mayor parte del tiempo), el joven Gitón y Asclito. Sus desplazamientos por pueblos y ciudades de Italia meridional han vinculado el diseño del Satiricón con el de la moderna novela picaresca. Estos personajes también se ganan la vida cometiendo fraudes, suplantando identidades y haciendo trampas para sobrevivir sin trabajar. Algunas fábulas milesias son la base de episodios completos del Satiricón. Del accidentado argumento del Satiricón resalta el único episodio conservado en su integridad, el del banquete de Trimalción (que mereció un ejemplar análisis de Erich Auerbach en su fundamental Mímesis) o la historia de la viuda de Éfeso, que tuvo gran fortuna en la literatura europea posterior. El humor que destila el libro es el humor verde, caricaturesco y obsceno que hizo que la obra permaneciera en latín durante siglos. Solo en el siglo XX se tradujo al castellano. Sin embargo, la novela no posee solo obscenidades, sino que está escrita con un esmerado estilo, combinando el latín vulgar, cotidiano, con el propiamente literario. Se intercalan muchos poemas, algunos de ellos de notable factura. Se nota que el autor debió ser un hombre sumamente culto, por la cantidad de referentes que emplea. No obstante, logra mezclar estos elementos de la alta cultura con escenas que dan color popular a su relato. En el Satiricón, como en un cajón de sastre, hay lugar para todo: crítica a los autores contemporáneos, opiniones sobre la poesía, crítica de la vida cotidiana romana, etc.

244723Las dos ediciones más prestigiosas del Satiricón hasta hace unos años corrían a cargo de Lisardo Rubio Fernández, en la Biblioteca Clásica Gredos, y de Julio Picasso Muñoz, en la colección de Letras Universales de Cátedra. Más recientemente, esta última editorial lanzó una nueva traducción, firmada por Bartolomé Segura Ramos.

Se echa en falta un libro monográfico que explore la presencia de Petronio en la literatura española. Una primera aproximación al tema la llevó a cabo Julio Picasso en un erudito estudio dedicado a las huellas de Petronio en la obra de Francisco de Quevedo.

Picasso Muñoz, Julio. “Petronio y Quevedo”. Scientia et Praxis 13(1977): 125-130.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Novela latina I: el “Satiricón” de Petronio

  1. Pingback: Novela latina II: “El asno de oro” de Apuleyo | Oro de Indias

  2. Pingback: “Vidas imaginarias” de Marcel Schwob | Oro de Indias

  3. Pingback: “Fortunata y Jacinta” de Benito Pérez Galdós, I: Fortunata | Oro de Indias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s