Odas de Mateo Alemán, I

Según se especula, impresas por él mismo (o por un homónimo), las dos Odas de Horacio en traducción de Mateo Alemán fueron publicadas en un pliego suelto, sin lugar ni fecha de impresión, a fines del XVI. El encabezado reza:

A don Diego Fernández de Córdoba,
duque de Cardona y Segorbe, marqués de Comares.
Odas de Horacio,
traducidas por Mateo Alemán

El texto que transcribo aquí, con ortografía y puntuación modernizadas, proviene de:

Foulché-Delbosc, Raymond. “Bibliographie de Mateo Alemán: 1598-1615”. Revue Hispanique 42(1918): 481-556.

aleman

Retrato grabado de Mateo Alemán en el “Guzmán de Alfarache”

(Rectius vives…, Od 10, lib. II)

Muy más seguramente
podrás vivir, Licino,
cuando en el mundo menos te engolfares
y al hilo de la gente
pasares tu camino,                                                         5
huyendo los peligros de altos mares
donde aun la nave fuerte
va temerosa de contraria suerte.

El que buscando el puerto
por el margen dichoso                                                  10
de la mediocridad navega a espacio,
va más seguro y cierto
que no estará envidioso
de los dorados techos de palacio
ni le causará espanto                                                    15
de la necesidad el negro manto.

Las más veces el viento
suele hacer más guerra
donde halla mayor la resistencia,
postra por el cimiento                                                  20
la fuerte torre en tierra
y al alto pino rompe su violencia,
el fiero rayo asalta
de ordinario en el monte la cumbre alta.

En próspera fortuna                                                    25
preven a la contraria
armado de prudencia y fortaleza,
porque no siempre es una,
antes mudable y varia,
sin tener solo un punto de firmeza,                           30
que el caso prevenido
no ofende tanto como el no advertido.

Todo se trueca y muda;
si agora está nublado,
el sol sale y el tiempo se mejora;                                35
si el otoño desnuda
el árbol acopado,
el verano lo viste y ya tal hora
sigue Apolo la Musa,
ya la deja, y del arco y flechas usa.                             40

Señálate animoso
en las adversidades,
gobernándote siempre sabiamente
y como receloso
en las prosperidades                                                    45
si van soplando favorablemente,
entonces te desvela
conforme corra el tiempo en dar la vela.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Novedades bibliográficas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s