Odas de Mateo Alemán, II

Según se especula, impresas por él mismo (o por un homónimo), las dos Odas de Horacio en traducción de Mateo Alemán fueron publicadas en un pliego suelto, sin lugar ni fecha de impresión, a fines del XVI. El encabezado reza:

A don Diego Fernández de Córdoba,
duque de Cardona y Segorbe, marqués de Comares.
Odas de Horacio,
traducidas por Mateo Alemán

El texto que transcribo aquí, con ortografía y puntuación modernizadas, proviene de:

Foulché-Delbosc, Raymond. “Bibliographie de Mateo Alemán: 1598-1615”. Revue Hispanique 42(1918): 481-556.

(Eheu fugaces… Od. 14, lib. II)

¡Ay, Póstumo! Los años van huyendo,
viénese la vejez, y su dolencia
poco a poco nos lleva consumiendo;
tu piedad no podrá hacer resistencia
al brazo duro y fuerte                                             5
de la enemiga inevitable muerte.

Portada de "San Antonio de Padua" (1605)

Portada de “San Antonio de Padua” (1605)

No, si cada mañana que amanezca
de cuatrocientos toros ofrecieres
vaheando la sangre roja y fresca,
te valdrá; aun si en llorar te deshicieres,           10
no presta el sacrificio
ante Plutón, de Gerión ni Ticio.

Por sus riberas y laguna triste
hará navegación todo viviente,
desde aquel que de púrpura se viste                    15
y ciñe sienes oro refulgente
de la corona rica,
hasta el pastor que a su sayal se aplica.

No importará, no, haber ejercitado
del fiero Marte la sangrienta espada,                 20
ni huir de surcar el mar salado,
en balde buscarás la reparada
contra el Austro dañoso,
que el otoño se muestra riguroso.

No hay duda que verás forzosamente                 25
las perezosas aguas del Cocito,
no podrás escapar de ver presente
el tormento de Sísifo infinito
y de Danais la pena,
de angustia, de trabajo y dolor llena.                  30

Tu casa y tierra dejarás muy presto
y a tu querida esposa regalada,
que solo del ciprés, árbol funesto,
serás acompañado en la jornada,
de todas cuantas plantas                                        35
con tu solicitud labras y plantas.

Tomará el heredero diligente
la cuba en que curioso te extremaste
del generoso vino, que fielmente
bajo de cien llaves encerraste,                              40
y en banquetes sin duelo
gastará y bañará el indigno suelo.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Novedades bibliográficas, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s