Una banda sonora 4: “Te regalo yo mis ojos” de Gabriela Ferri (1969)

ferri-500x281Gabriela Ferri fue una cantante italiana que gozó de gran popularidad a inicios de la década de 1970, cuando hacía giras entre Italia e Hispanoamérica, cantando tanto en su lengua natal como en español. Su voz era algo ronca, vigorosa y mantenía aquellas eses italianas que le daban a sus temas un aire distinto y lejano. Era una rubia guapa, vestida a la moda y con carácter. Lamentablemente, como tantos otros cantantes, no supo (o no pudo) envejecer bien. Murió en abril de 2004, a los sesenta y dos años de edad, producto de la caída desde su balcón en Roma. Aún no se sabe si se trató de un accidente o de un suicidio. Sus últimos años habían sido tristes, de decadencia tanto moral como física, a causa de la pérdida de la fama y la pobreza. A Gabriela Ferri le debemos esta canción titulada Te regalo yo mis ojos:

Poco, poco, me querías.
Tanto, tanto me engañabas
que hoy mi mundo es el desierto
de silencio sin tu amor.
¡Cuánto, cuánto siento ahora
el no haberte amado poco!
Como poco, casi nada
has podido amarme tú.
Tú que ahora has enseñado
cómo no se quiere más.
Te regalo yo mis ojos,
mis cabellos y mi boca.
Y hasta el aire que respiro,
yo mi vida te regalo.
Así espero que comprendas
que mi amor es algo grande,
y que el tuyo solamente
vale poco, casi nada.
¡Cuánto, cuánto siento ahora
el no haberte amado poco!
Como poco, casi nada
has podido amarme tú.
Tú que ahora has enseñado
cómo no se quiere más.
Te regalo yo mis ojos,
mis cabellos y mi boca.
Y hasta el aire que respiro,
yo mi vida te regalo.
Así espero que comprendas
que mi amor es algo grande,
y que el tuyo solamente
vale poco, casi nada.

Qué romántico (en el sentido de desgarro y martirio) es obsequiar ojos, cabellos y boca a alguien que nos ama tan poquito o nada. Al menos eso dice la letra. Ningún locutor poético con ínfulas neoplatónicas hubiese renunciado a los ojos, esos sentidos tan intelectuales. ¿Qué ha ocurrido en medio, entre aquella ilusión de la mirada hechizante de la poesía garcilasiana, el afán de la idea de belleza que atraviesa lo físico, y nuestra época, tan dada al caballo desbocado o al búfalo herido del que hablaba la canción de Mar de Copas? Gabriela Ferri hubiera entendido y hecho buenas migas con aquel búfalo herido de aquella otra canción. Además, el acto de arrancarse los ojos (porque eso nos invita a pensar la letra) no deja de recordarme a la protagonista de El hipocampo de oro, otra heroína romántica que debe entregar sus ojos, su sangre y el azahar de tres pétalos para tener un hijo, el fruto de su amor soñado, aquel tan fugaz y rotundo. La experiencia amorosa es lo que tiene y aun así nos entregamos a ella, porque mi amor es algo grande.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Una banda sonora y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una banda sonora 4: “Te regalo yo mis ojos” de Gabriela Ferri (1969)

  1. Rossina dijo:

    Al final de “El hipocampo de oro” dice la señora Glicina: “Gracias, gracias, ¡oh rey del mar! ¿Qué vale lo que te he dado cuando tú me has dado un hijo?” Ese hijo es la esperanza de perpetuar un amor tan fugaz como intenso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s