Una banda sonora 5: “Blues de Cris” de L. A. Spinetta

pescadorabiosoenvivo1972Luis Alberto Spinetta es considerado uno de los fundadores del Rock Nacional, gracias al proyecto de Almendra, banda que tuvo una corta pero fructífera existencia, entre 1967 y 1970. Uno de los grandes éxitos de Almendra, hasta el punto de ser ahora un clásico del rock argentino, es “Muchacha ojos de papel”, canción dulce y llena de lirismo dedicada al gran amor de Spinetta por aquellos años: Cristina Bustamante. Ya se ha hablado bastante de esta canción y puede hallarse mucha más información en el programa “Cómo hice”, conducido por Emilio del Guercio (antiguo miembro de Almendra y gran amigo de Spinetta). En esta entrada, quisiera hablar de “Blues de Cris”, que está vinculada con “Muchacha ojos de papel”; podría decirse que constituye su segunda parte o su desenlace. Cuando se habla del tránsito de Almendra a Pescado Rabioso, la siguiente banda de Spinetta, se resalta el endurecimiento de la música, la influencia de Jimi Hendrix y el sonido más pesado y psicodélico de las guitarras en boga por entonces. El primer disco de Pescado Rabioso se llama Desatormentándonos y supuso la carta de presentación del nuevo Spinetta, un cantautor menos inocente y algo más oscuro. La canción que abre el disco es “Blues de Cris”, tema que podemos considerar la lápida de la relación, ya definitivamente acabada, entre Cristina y Luis Alberto. La letra refleja este abandono, el desamor y la encrucijada que se intenta superar: el yo lírico está “atado a mi destino”, que no es otro que la música, por lo cual debe volver “al borde del camino”. Pero no es fácil, ya que “la voz de Cris me llega y no cesa” en aquella “caverna gris” donde vive. El coro es una declaración de principios: “Y si la ves pasar y no habla,/ es porque sabe que/ atado a mi destino/ sus ojos al final olvidaré”. Cris ahora es indiferente, quizás resignada a lo que sabe que no está en sus manos. El yo lírico ya no puede estar con ella, pues está “atado a mi destino”, en oposición a la mente “colgada como un árbol”. Aquellos otrora “ojos de papel” son ahora los ojos que, cuando todo pase, el yo lírico olvidará.

“Blues de Cris”, por tanto, propone un hito, la división de aguas entre el yo enamorado e idealista del pasado, entregado al amor de Cristina y el nuevo yo, que abraza la vocación del rock como un “destino”, una ruta que no debe abandonar, aquel “camino” al que volverá, en futuro. Por ahora, solo queda superar ese estado de postración en la caverna, teniendo que soportar los recuerdos (los gritos) de aquel amor que no puede olvidarse tan fácilmente. El yo lírico de “Blues de Cris” necesita un corazón nuevo y mientras tanto solo queda tocar la música más fuerte y así desatormentarse.

Cansado de gritar por Cris,
mi mente está colgada como un árbol.
Cansado de luchar por mí,
atado a mi destino
al borde del camino volveré.

Y si la ves pasar y no habla,
es porque sabe que
atado a mi destino
sus ojos al final olvidaré.

Cansado de gritar por Cris,
mi mente está colgada como un árbol.
Cansado de luchar por mí,
atado a mi destino
al borde del camino volveré.

Y si la ves pasar y no habla,
es porque sabe que
atado a mi destino, sus ojos al final olvidaré.

Zumbando en mi caverna gris,
la voz de Cris me llega y no cesa.
Oh, zumbando en mi caverna gris,
atado a mi destino,
al borde del camino volveré.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Una banda sonora y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s