La defensa de la ingenuidad de la pintura en el Siglo de Oro, I

La defensa de la ingenuidad de la pintura consiste en la afirmación, sustentada con argumentos, de que la pintura es un arte liberal y que posee una nobleza intrínseca. Se poseen testimonios de esta defensa a partir de principios del siglo XVII, en tratados de pintura y, sobre todo, en testimonios prestados en pleitos judiciales iniciados por recaudadores de impuestos, los alcabaleros, que exigían a los pintores el pago por las pinturas que realizaban. En esta defensa se vieron involucrados juristas, pintores y poetas, que se vieron en la necesidad de argumentar en favor de la pintura, recurriendo para esto, en buena medida, a los tratados de pintura italianos del siglo anterior, entre ellos los de León Battista Alberti (autor de Il Trattato della Pittura) y Giorgio Vasari (autor de la célebre Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos), entre otros. No nos hallamos ante un debate público propiamente dicho, ya que no contamos con testimonios igualmente provistos y esmerados de la parte contraria.

La sociedad del Siglo de Oro heredó del mundo antiguo la diferencia entre las artes liberales y artes mecánicas. Las artes liberales, tal como se comprendían desde la edad media, eran siete, comprendidas en el trivium (gramática, retórica y dialéctica) y el cuadrivium (aritmética, música, geometría y astronomía) y se caracterizaban por requerir del intelecto en su realización. Las artes mecánicas eran, en cambio, las que se ejercitaban con el cuerpo, especialmente con el esfuerzo de las manos. También eran llamadas serviles, puesto que eran propias de esclavos o gente de baja condición, sujeta a un señor.

Como se ve, la diferencia esencial es que las liberales, como su nombre lo dice, solo podían ser ejercidas por hombres libres, o ingenuos, en términos jurídicos. Las mecánicas, a su vez, solo por siervos o esclavos. En España, la ingenuidad o calidad de ingenuos de los individuos se establecía en razón de los pechos o impuestos al rey. Los ingenuos o libres eran aquellos exentos de pago, es decir los nobles. En el siglo XV se había establecido que un noble perdía su condición de ingenuo si ejercía la mercadería o trabaja en “algún vil menester de manos para ganar dinero, no siendo cautivo”. Los oficiales de un arte mecánica estaban sujetos al pago de la alcabala, un impuesto equivalente al 10% del artículo que producían. Dicho impuesto se aplicaba no a su labor (que no podía estar sujeta a impuesto) sino al material que trabajan. Así, un carpintero pagaba la alcabala no por la ejecución de una mesa sino por la madera que había en ella.

Ahora bien, en España, la pintura era considerada generalmente arte mecánica. No obstante, gracias a la gran estima que le tenían los reyes, a partir de Carlos V y todos los Felipes –que heredaron del primer Habsburgo español el gusto por la pintura-, los grandes pintores gozaron del mecenazgo y el aprecio reales. Precisamente por el alto valor que alcanzaron las pinturas, los recaudadores de impuestos encontraron en este arte una veta para conseguir dinero para las alicaídas arcas del estado. No es mera coincidencia que al empezar el siglo XVII, con la inflación galopante, los alcabaleros hayan empezado a demandar a los pintores principales de la corte por el pago de alcabalas retrasadas. Estas razones económicas son las que impulsan la defensa de la pintura en España. Por ello, en los textos que defienden la ingenuidad, una parte de la argumentación está centrada en discutir la aplicación del impuesto. Esto diferencia la defensa emprendida en España de la que se ejecuta en Italia desde el siglo XV. Mientras esta última es mucho más filosófica, aquella está cargada de motivaciones apremiantes de índole legal. Asimismo, casi todos los argumentos que encontraremos en los textos españoles, salvo los dirigidos estrictamente al impuesto, son tomados de los tratados italianos. En ese aspecto, los textos españoles no son muy originales y se refieren continuamente a autores italianos como Vasari, Lomazzo y Zuccari. En Italia la dignificación del ejercicio pictórico había nacido en Florencia, en el XV, en el inicio del Renacimiento. Los artistas de entonces querían marcar distancia los vulgares operarios, destacando la cantidad de conocimientos que debían poseer y manejar en su oficio.

De los varios pleitos en torno al pago de alcabalas, sobresalen dos, el que sostuvo El Greco y, después, Vicente Carducho. En torno al primer pleito mencionado, sostenido entre El Greco y el alcabalero de Illescas, solo nos quedan referencias, mas no documentos o fuentes de primera mano. No obstante, se le reconoce como “el que rompió con tal fortuna las primeras lanzas en defensa de la inmunidad de este arte y en cuya ejecutoria se fundaron los demás juicios” (Antonio Palomino en su Museo pictórico, 1715-1724). Para despistar a los alcabaleros, se dice que El Greco empleó una argucia: empeñar sus pinturas en vez de venderlas, con lo que quedaba exento de la alcabala, en caso de que se la exigieran.

(continuará la próxima semana con el pleito de Vicente Carducho…)

Pierre-Nolasque-Bergeret-Charles-V-Picking-up-Titian_s-Paintbrush-2-

“Carlos V recogiendo el pincel de Tiziano” (1808). Este cuadro de Pierre N. Bergeret recrea una anécdota apócrifa que reflejaría la amistad que unía al emperador y a su pintor favorito. Esta relación era un ejemplo recurrente para defender la ingenuidad de la pintura en el Siglo de Oro.

 

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La defensa de la ingenuidad de la pintura en el Siglo de Oro, I

  1. Pingback: Diego Velázquez y la ingenuidad de la pintura, III | Oro de Indias

  2. Pingback: La defensa de la ingenuidad de la pintura en el Siglo de Oro, IIII | Oro de Indias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s