“Tierra firme” de Hugo Fontana y el legado de Onetti

img-927160837-0001En 2009, Hugo Fontana publicó Tierra firme, novela que se desarrolla por cauces inesperados. La obra empieza como una novela de escritor, en la senda de La pérdida del reino de José Bianco, El mal de Montano de Enrique Vila-Matas o La novela luminosa de Mario Levrero. La nieta de un oscuro escritor de provincias, Edmundo Laguarda, llega a un editor –un lector profesional, ya viejo y escéptico- con los originales de una novela inédita que pergeñó su abuelo: Un mundo sin paraíso. La novela alcanza reconocimiento y con ello una fama póstuma para Laguarda. A través de este, enfrentamos el mito literario del escritor arisco, huraño. Su retrato posee algún guiño a la figura de Juan Carlos Onetti. Si nos detenemos en la descripción del único libro, una colección de relatos, publicado discretamente por Laguarda, es inevitable recordar la edición original de El pozo (1939): “Tapa en blanco y negro con falsa reproducción de Picasso, una litografía de segundo orden con la cara de una mujer rota o fea, el pie con el nombre de la imprenta y la fecha, y unas ciento cincuenta páginas amarillentas” (Tierra firme, p. 13). A continuación, el editor tendrá la oportunidad de sumergirse en la historia de Laguarda, cuya nieta le propone revisar los papeles dejados por el escritor en su casa del pueblo.

En este punto, la lectura le depara al editor y a los lectores al menos dos líneas narrativas más: la vida personal del escritor (que incluía un amor fuera del matrimonio, que lo aleja de su familia); la amistad de Laguarda con su corresponsal Carlos Lamas; y la investigación sobre el robo de un banco, en torno al cual el escritor recibía información de primera mano de Lamas, periodista en el diario El radical de una ciudad de provincias llamada Lavanda. De hecho, el nombre El radical trae, para cualquier lector de Onetti, el recuerdo de El liberal de Santa María. Lo mismo puede decirse de la geografía de la ficción onettiana, que se hace presente en Tierra firme con lugares como Lavanda (de Cuando entonces) y El Rosario (ciudad que aparece en varios cuentos y en las principales novelas, como El astillero o Juntacadáveres).

Las referencias a Onetti se consolidan si se toma en cuenta que poco a poco, a raíz de los reportes y documentos que comparte Lamas con Laguarda nos sumergimos en otra línea narrativa, la de la novela que planeaba escribir este último con todo lo que le contaba su amigo: se esboza el argumento de una novela policial que luego nos deja la interrogante de si todo lo que hemos leído en torno a Laguarda también puede considerarse una trama de investigación de un crimen. El efecto final de Tierra firme, con sus varias capas de ficción y líneas narrativas paralelas, es de una obra con mecanismo de relojería, una máquina de contar.

Estas ideas sueltas en torno a Tierra firme se orientan a llamar la atención sobre un fenómeno que ya se podía observar en los relatos que conformaban Desaparición de Susana Estévez: la identificación constante de Hugo Fontana con la forma de narrar de Juan Carlos Onetti, así como con sus ambientes falsamente apacibles de la provincia y los personajes tan víctimas de ennui como escépticos embusteros. Como en Onetti, las historias de Fontana suelen proponerse como pesquisas en torno a un crimen. Como en el autor de El pozo, en las obras de Fontana se percibe un esmero estilístico, una mirada de cínico romanticismo (si se me permite el oxímoron) y personajes que son flanêurs de provincias. En Tierra firme, en particular, resalta el final abierto, existencialista, pero recubierto de ese tono de aparente desinterés que Onetti practicó hasta volver marca personal. Con Tierra firme, Hugo Fontana confirma ser el más aprovechado heredero del rico legado literario que dejó Juan Carlos Onetti en el Río de la Plata y un poco más allá.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s