“Fray Diego de Ocaña: olvido, mentira y memoria” de Beatriz Carolina Peña Núñez

Pages from =?UTF8?B?MjAxNl9QZcOxYV9DdWFkQW1lcmljYVNpbk5vbWJyZS5wZGY=?=.jpgA inicios de este año apareció este magno estudio dedicado a la Relación de Fray Diego de Ocaña, fraile jerónimo y viajero por los Andes entre 1599 y 1607. Previamente, Beatriz Carolina Peña había publicado dos trabajos más sobre esta obra: en 2011 apareció su estudio sobre los dibujos de Fray Diego (Imágenes contra el olvido. El Perú colonial en las ilustraciones de Fray Diego de Ocaña) y en 2013, su propia edición del texto, que tituló Memoria viva de una tierra de olvido: relación del viaje al Nuevo Mundo de 1599 a 1607. Este nuevo volumen, Fray Diego de Ocaña: olvido, mentira y memoria configura la investigación más completa de la Relación hasta ahora. La autora conjuga un sólido análisis textual con un conocimiento profundo de la literatura colonial, así como de teorías que esclarecen su interpretación de la obra y de la ideología que encierra.

Fray Diego de Ocaña es una personaje singular. A diferencia de otros viajeros que escriben sobre su viaje al Nuevo Mundo, llevados por la ambición, por la curiosidad intelectual, por la predicación o por las tres cosas, Ocaña es un religioso que va con un propósito administrativo muy claro: debe inspeccionar y reorganizar la recaudación de limosnas para el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe de Extremadura. Durante su periplo por el Nuevo Mundo, el jerónimo apunta todo lo que le impresiona, elabora comentarios y críticas, registra con dibujos y, más que nada, escucha y recoge información que luego volcará en la Relación, por lo cual esta se convierte en una recopilación de lo que podemos considerar la memoria colectiva colonial de la segunda mitad del siglo XVI.

A raíz de este hecho y a las constantes alusiones que hace Fray Diego a los conceptos de olvido y memoria, ejes ambos de su texto, Beatriz Carolina Peña ha diseñado su estudio a partir de estos dos temas, a los que agrega el de la mentira. Así como Fray Diego identifica el Nuevo Mundo con una tierra de olvido, en que las leyes se han relajado, los sujetos no cumplen sus deberes y se vive en una especie de mundo al revés, su texto retrata este aquí caótico en contraste con el allá de la Península, que identifica con el orden y el lugar al que se dirige su texto como una manifestación de arte de la memoria que remedie el olvido de la tierra por la que ha viajado. Con este propósito, la Relación, en aras de ofrecer una visión de América ambiciosa y coherente, cae a veces en la mentira: para exhibir su conocimiento privilegiado adquirido en el viaje, Fray Diego habla de lugares que no llegó a visitar, adjuntando mapas que sustituyan su conocimiento de primera mano (del cual carece), o de personas que no conoció, cayendo en lugares comunes que impresionen a su lector. El estudio de Beatriz Carolina Peña revisa los principales episodios de la Relación, en los que analiza la función de estos tres conceptos (olvido, mentira y memoria). Además, estudia los materiales interpolados en la Relación: la Canción mayor, de autoría atribuida, para la entronización de la imagen de Santa María de Guadalupe en la iglesia de San Francisco de la villa de Potosí; la Comedia de Nuestra Señora de Guadalupe que compuso Fray Diego para preservar la memoria de su milagrosa historia y avivar el culto de la virgen en el Nuevo Mundo; y se ocupa brevemente de los dibujos que llevó a cabo para ilustrar el texto y asegurar su cabal comprensión.

Por último, en la senda de leer la Relación como testimonio de la memoria colectiva colonial, el libro explora la recreación de los acontecimientos de la conquista del imperio incaico que refiere Fray Diego, los compara con otras fuentes y delimita bien cómo se escribió una historia de la caída de los incas en la que varios personajes son omitidos o asimilados en uno solo (como ocurre con la figura de Francisco Pizarro), hechos de un lugar son transferidos a otro y algunas anécdotas son tergiversadas para dar a la sociedad colonial unos orígenes que justifiquen su estabilidad y la hegemonía de unos grupos sobre otros. De esta forma, el estudio de Beatriz Carolina Peña se cierra con útiles reflexiones sobre la teoría postcolonial aplicada a la historia latinoamericana. Fray Diego de Ocaña: olvido, mentira y memoria supone una lectura orgánica y solvente de un texto como la Relación, que merece ser más conocido, a la vez que, con su análisis de conceptos como memoria y olvido, ofrece una lectura refrescante de la literatura colonial en su conjunto.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Novedades bibliográficas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s