“Noches blancas” de Fiódor Dostoievski

07011b520815d5e845ea62c4eb5e206eSubtitulada novela sentimental (de las memorias de un soñador), esta es una de las primeras novelas de Fiódor Dostoievski, publicada en 1848, cuando su autor tenía 27 años. A diferencia de sus obras clásicas, extensas, con personajes vastos e insufladas de una religiosidad atormentada, Noches blancas posee una atmósfera de ensueño, avivada tanto por el fenómeno estival durante el cual ocurre el relato, como por el perfil de sus protagonistas, ambos soñadores, almas peregrinas que se elevan en un mundo de la realidad anquilosante del ennui.

Estos dos extraños de corazón huidizo se encuentran a lo largo de cuatro noches del verano de San Petersburgo; noches tan claras, a causa del solsticio, que casi no se distingue la caída de la noche del amanecer, por lo que esta se vuelve blanca en la percepción humana. La claridad nocturna motiva los paseos de un insomne que sueña despierto, agotado de la incomunicación en la que vive durante el día. Este protagonista, cuyo nombre nunca sabemos, es un flâneur, que acecha los canales de la ciudad lacustre (San Petersburgo fue diseñada a la manera de Venecia). La atmósfera es mágica, todo parece posible y los sentimientos asociados con los recuerdos se viven con mayor intensidad.

Un soñador –por si necesita una definición minuciosa- no es una persona, ¿sabe?, sino una criatura de género neutro. Habita mayormente algún rincón inaccesible, como si se ocultara hasta de la luz del día y, cuando se encierra en sí mismo, se adhiere a su rincón como un caracol, o cuando menos se parece mucho en su relación a este curioso animal que es animal y casa al mismo tiempo y que se llama tortuga. ¿Usted qué cree, por qué quiere tanto a sus cuatro paredes pintadas infaliblemente de verde, sucias de hollín, desoladoras y amarillentas de tabaco hasta lo inadmisible? ¿Por qué este ridículo señor; cuando viene a visitarlo alguno de sus escasos conocidos –lo que acaba de en que todos sus conocidos se esfuman-, por qué este ridículo señor los recibe tan desconcertado, con el rostro tan cambiado y tan turbado como si acabara de cometer un crimen entre esas cuatro paredes, como si fabricara billetes falsos o unos poemillas a una revista junto con una carta anónima donde se revela que el auténtico poeta ya ha muerto y que un amigo suyo cree que es un deber sagrado publicar los versos?

Los dos solitarios, el anónimo protagonista y la enamorada Nástenka, abren sus corazones y la confesión de la muchacha envolverá al soñador hasta el punto de hacerle sentir que está viviendo una historia extraordinaria, que se halla ante the time of my life. La experiencia de la modernidad, entre el aislamiento y el anonimato de la gran ciudad, hace que cada acto –una mirada, una carta, una promesa, una cita- sean una salvación para el náufrago urbano en que se ha convertido el sujeto. Este San Petersburgo de mediados del XIX encuentra su réplica en el París de Charles Baudelaire y, más adelante, el Buenos Aires de La vida breve.

En su brevedad, Noches blancas es un viaje al rincón más íntimo del corazón. Una novela cuya intriga nos cautiva y nos lleva a un final imprevisto. Al final, solo queda el polvo de los sueños o las lágrimas en la lluvia: cómo la mayor dicha, que a veces –como aquí- se puede confundir con el mayor infortunio, se condensa en un instante que hará que el resto de la vida –años, décadas, siglos- por más cansina que sea haya valido la pena. La pluma de Dostoievski seguiría, en años siguientes, otros derroteros, con una evolución que lo convirtió en un referente universal; pero allí queda, humilde, esta novelita que parece haber sido escrita ayer por un joven escritor en cualquier urbe. Finalmente, ¿quién no lo ha vivido? ¿quién no lo ha soñado?

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Noches blancas” de Fiódor Dostoievski

  1. Pingback: “Aguafuertes porteñas” de Roberto Arlt | Oro de Indias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s