“Musculosamente” de Esteban Mayorga

InvisiblesHace un año conocí a Esteban Mayorga, escritor ecuatoriano que vive actualmente en Buffalo tras haber pasado una larga temporada en Boston. Fue grato descubrir que era escritor con algunos reconocimientos y volúmenes publicados: la colección de relatos Un cuento violento y las novelas Vita Frunis (ganadora del Premio Pablo Palacio) y Moscow, Idaho. He tenido la oportunidad de leer su segundo libro de cuentos, llamado Musculosamente (2011) y me llamó tanto la atención que me resultó irresistible escribir una nota al respecto.

No solemos recibir muchas noticias de la literatura del Ecuador. Como el Perú, la geografía establece dos visiones del país: la de la costa, modernizante, con Guayaquil como lugar emblemático, y la de la sierra, tradicional, con Quito como centro cultural. No es casualidad que los dos autores canónicos más conocidos fuera del país encarnen igualmente esta polarización entre la ciudad y el campo. Por un lado, el indigenismo de Jorge Icaza, cuya novela Huasipungo es la obra ecuatoriana traducida a más idiomas. Del otro, la propuesta vanguardista de Pablo Palacio, con un estilo que lo acerca a la literatura del absurdo, en una obra como Vida del ahorcado, subtitulada novela subjetiva. Naturalmente, entre esos dos extremos, hay un sinnúmero de proyectos que buscan la originalidad.

Los cuentos de Musculosamente no son realistas. Tampoco son propiamente fantásticos, aunque alguno (“Riobambeño”) está ambientado en un futuro apocalíptico. Estos relatos estiran la verosimilitud y nos presentan un ambiente onírico o de locura. Por ello, en ese mundo resulta coherente que los personajes puedan ser desopilantes, por lo absurdos y frenéticos. A ratos, su estilo me recuerda a la escritura desatada de Cortázar o a la de Mario Levrero. Me inclino a pensar que la insularidad de la literatura nacional le otorga a un escritor cierta libertad para poder abrazar una poética que no rinde necesariamente tributo al canon propio, sin mayores dificultades.

Las tramas de Musculosamente pueden ocurrir en un pasado remoto, como en Roma (“Difícil”), en la época contemporánea, como en Boston (“Fernández’s Cousins”) o en lugares de Ecuador como Quito o Latacunga. El narrador no está obligado a guardar un decoro distinto por cada espacio o tiempo, sino que su estilo es siempre el mismo: nervioso, a ratos confuso y otros delirante, su mirada es ácida, lúdica y hasta escatológica. Hay un intento de alejarse de toda normalidad o convencionalismo narrativos. Tal vez el cuento más ceñido a la formalidad narrativa sea “Becario”, una aguda sátira del estudiante eterno o apicarado. Todos poseen momentos de humor, pero quizás el más arriesgado y logrado en este aspecto sea “Episodio”, que nos va envolviendo lentamente y según progresa comprendemos su condición de transcripción o mascarada. Cuentos como “Policía y mecánico”, “Mijo” y “Joven dínamo” me recuerdan el aire pulp y adolescente en que la violencia es un ritual y una forma de comunicación.

El mundo narrativo de Musculosamente impide la indiferencia del lector, al cual desafía página a página. El título refleja bien la propuesta del libro: este adverbio inusitado expresa la escritura entendida como gimnasia, como ejercicio en el que el músculo que es el lenguaje se estira. Musculosamente señala la condición absurda de los textos, rarificadora de la realidad. Este efecto también se consigue por la puntuación mínima, que provoca frases largas, las cuales se van acumulando, sin distinguir jerarquías o subordinaciones claras. El ritmo narrativo es ágil, de apilar acciones antes que yuxtaponerlas o entretejerlas. Musculosamente es la primera obra ecuatoriana reciente que leo y me resulta tan original como intrigante.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Musculosamente” de Esteban Mayorga

  1. Estheban González y Ramírez dijo:

    Voy a leer ésta obra.Gracias
    Muy buena palabra “desopilante”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s