“Banco” de Henri Charrière (la continuación de “Papillon”)

13849212Papillon (1969) fue un best-seller que se difundió ampliamente en Hispanoamérica en la colección de la colombiana Oveja Negra, junto a otros títulos como Raíces o Los doce del patíbulo. Lectura muy popular entre las décadas de 1970 y 1980, mereció una adaptación cinematográfica en 1973, dirigida por Franklin Schaffner (el mismo director de El planeta de los simios) y protagonizada por Steve McQueen y Dustin Hoffman. Quienes hayan leído el libro y visto la película reconocerán diferencias notables, mayormente producto de la necesidad de comprimir un texto de más de medio millar de páginas en dos horas. Papillon es un libro de aventuras sumamente efectivo, que se lee de un tirón y cuyo héroe se nos vuelve inolvidable a costa de arriesgarlo todo por escapar del severísimo presidio de la Guyana Francesa: episodios como el de la isla de las Palomas, los siete intentos de fuga de la prisión de Barranquilla, la estancia en Georgetown, el cerdo del indochino Cuic Cuic que guiaba a los hombres en las arenas movedizas o las tres islas de la Salvación (Royale, San José, La Isla del Diablo) quedan por siempre en la imaginación del lector como imágenes nítidas de la aventura. El aliciente del libro, y que formaba parte de su esencia, era que se trataba de una historia real o al menos eso alegó su autor hasta su muerte. Por ello, Papillon supuso la fama inmediata de Charrière y con ella vino también la polémica: dos libros que él mismo identificaba como los Antipapillon, textos que cuestionaban la veracidad de sus hazañas.

Dicho esto, contaré que cayó en mis manos hace un tiempo Banco, que se subtitula La continuación de Papillon, es decir la segunda parte de la historia del prófugo Charrière, publicada en 1973. Si Papillon acababa con la escueta y triunfante frase del guardia que le quita las esposas (aquel inolvidable “¡Sois libre, francés!”), Banco se ocupa de narrar cómo un expresidiario sale adelante en un país extraño que lo acoge y al cual se ha prometido respetar. Este libro cuenta menos aventuras convencionales, por lo que el hombre de acción de Papillon da paso a un individuo que, intentando ser honesto, debe llevar a cabo toda suerte de chapuzas y empresas para poder sobrevivir; solo relata un amago de robo (aunque él dice que es fuera de Venezuela) que no conduce a nada.

Sin un oficio, un español incipiente y con mucho que aprender sobre la sociedad venezolana, Papillon busca oportunidades de ganar dinero pronto y en grandes cantidades, ya que desde el inicio nos confiesa su meta: volver a Francia y vengarse de quienes lo acusaron injustamente y provocaron su condena de trabajos forzados a perpetuidad. Hasta imagina los pasos a ejecutar: pondría bombas en los vehículos de los implicados que siguieran con vida, entre ellos el fiscal y el delincuente que mintió en su testimonio. Sin embargo, la venganza se va postergando con la llegada del amor a su vida: Rita, la venezolana de origen francófono, le devuelve la esperanza y lo insta a olvidar su resentimiento para construirse una vida juntos. Junto a esta compañera, Papillon monta negocios que tienen relativo éxito y luego se desmoronan, por un giro en los acontecimientos o una estafa, por lo que su trayectoria en libertad asemeja a la de un Sísifo. He allí el sentido del título de la obra. Banco es un término de las apuestas, en el cual Papillon cifra su afán de arriesgar y luchar por el premio mayor. Cada nuevo plan para un negocio puede ser banco: este sí, el que le permitirá la buena vida que desea, la recompensa final tras haber sufrido tanto.

Con aventuras que no comprometen la vida o la libertad, la narración que nos cautivaba en Papillon se trueca en digresiones y memorias de un hombre que escribe desde la vejez y evalúa su entorno. Nacido en 1906, Charrière fue testigo de un intenso siglo XX, con dos guerras mundiales y la posterior Guerra Fría, así como el surgimiento del Tercer Mundo. En Banco, el francés presenta una crónica personal de los años 60 de Venezuela e Israel. Venezuela, a la que siempre ve exótica, le asombra por su bonanza económica, ya que es testigo de su nacimiento como potencia petrolera mundial, y le pronostica un futuro prometedor. Israel, por otro lado, le fascina por lo que significa crear un país totalmente nuevo con gentes venidas de muchas partes.

Banco también ofrece algunas reflexiones del autor sobre la recepción y el significado de Papillon, libro aparecido en mayo de 1969, cuando todavía se respiraban los aires frescos de rebelión de Mayo del 68, según el mismo Charrière: en ese clima de cuestionamiento de las normas sociales, que se consideraban caducas, Papillon es recibido como la denuncia de un sistema penal que destruye todo lo bueno que puede haber en el hombre y un grito de libertad. Charrière emprendió una campaña intensa de publicidad de su obra, con entrevistas y presentaciones públicas que lo hicieron sentirse reconocido en su país, integrado y aceptado por los intelectuales y escritores. De esa forma, redimido, en última instancia, por la sociedad que lo excluyó. De la mano de este logro que dignificaba a su autor, Papillon, siempre según el propio Charrière, también tenía un objetivo inicial, básico, que también alcanzó con creces: vender tantos libros que le permitieran jubilarse. Al fin y al cabo, escribir un libro sobre el presidio era una aventura más, la definitiva, para salir adelante: una empresa como las anteriores de las que nos habla en extenso en el libro (trabajar en minas, en la exploración petrolera, en la hostelería, etc.). Henri Charrière murió cuatro años después del éxito de Papillon, en España, adonde se mudó para gozar de la fama de hombre hazañoso y jubilado a la orilla del mar.

Anuncios

Acerca de orodeindias

Disce, puer, uirtutem ex me uerumque laborem, fortuna ex aliis
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s