“El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad

Recuerdo haber leído El corazón de las tinieblas, por primera vez, antes de cumplir veinte años, en una edición popular de una editorial efímera que llevaba el humilde nombre de Adobe Editores. No recuerdo quién era el traductor o si tenía introducción, prólogo o algún paratexto similar. Apenas recuerdo las hojas de papel tipo periódico,Sigue leyendo ““El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad”

“Aguafuertes porteñas” de Roberto Arlt

Las aguafuertes porteñas eran “notas” (así se refiere a ellas su autor) de un periodista, textos breves que conformaban una columna diaria en El Mundo, entre 1928 y 1933. Su producción posee ciertos intervalos, pero la cantidad de aguafuertes supera el millar. Entiendo que no se han publicado todas, no solo por la cifra colosal,Sigue leyendo ““Aguafuertes porteñas” de Roberto Arlt”

“El amor brujo” de Roberto Arlt

Con El amor brujo, novela publicada en 1932, Roberto Arlt concluía su ciclo novelesco, iniciado con El juguete rabioso (1926) y el díptico de Los siete locos y Los lanzallamas (1929 y 1931). En su primera novela, Arlt había echado mano del modelo de la picaresca, a través de su protagonista adolescente, Silvio Astier, quienSigue leyendo ““El amor brujo” de Roberto Arlt”

“El príncipe del azafrán” de Hugo Fontana

El príncipe del azafrán es una novela que publicó Hugo Fontana en 2005. Su estructura es la de una novela epistolar: el libro se compone de diez cartas que escribe el protagonista, Obdulio Ariel, a su vecino. Carta a carta, el lector se introduce en lo que podemos llamar el extraño mundo de Obdulio Ariel,Sigue leyendo ““El príncipe del azafrán” de Hugo Fontana”

Para empezar a leer a Juan Carlos Onetti

Juan Carlos Onetti nació en Montevideo en 1908. De formación autodidacta, se dedicó a todo tipo de trabajos para sobrevivir. Su formación literaria fue folletinesca: Emilio Salgari, Julio Verne y Edgar Melville. A los veintidós años (1930), Onetti se fue a Buenos Aires, en busca de un futuro. Estuvo en Argentina casi diez años, hastaSigue leyendo “Para empezar a leer a Juan Carlos Onetti”

“Tierra firme” de Hugo Fontana y el legado de Onetti

En 2009, Hugo Fontana publicó Tierra firme, novela que se desarrolla por cauces inesperados. La obra empieza como una novela de escritor, en la senda de La pérdida del reino de José Bianco, El mal de Montano de Enrique Vila-Matas o La novela luminosa de Mario Levrero. La nieta de un oscuro escritor de provincias,Sigue leyendo ““Tierra firme” de Hugo Fontana y el legado de Onetti”

Por una cabeza: los caballos en la narrativa de Juan Carlos Onetti

En su clásico y penetrante estudio Las trampas de Onetti, Fernando Aínsa reparaba en que, a menudo, la prosa de Juan Carlos Onetti incluía descripciones que tendían más a la representación simbólica, a partir de estados emocionales, que a la mera disección realista (147-148). De tal forma, en lo que concierne al tratamiento literario queSigue leyendo “Por una cabeza: los caballos en la narrativa de Juan Carlos Onetti”

“Los siete locos” y “Los lanzallamas” de Roberto Arlt

– […] Los hombres están tan tristes que tienen la necesidad de ser humillados por alguien. – Yo no veo tal cosa. – Claro, usted con su sueldo… ¿Qué sueldo gana usted? ¿Quinientos?… – Más o menos. – Claro, con ese sueldo es lógico. – ¿Qué es lógico? – Que no sienta su servidumbre. EsteSigue leyendo ““Los siete locos” y “Los lanzallamas” de Roberto Arlt”

Silva de varia lección, II

“Gertrudis y el trabajo inmundo y el miedo de perderlo –iba pensando, del brazo de Stein-; las cuentas por pagar y la seguridad inolvidable de que no hay en ninguna parte una mujer, un amigo, una casa, un libro, ni siquiera un vicio, que puedan hacerme feliz” (J. C. Onetti, La vida breve). “Pero esSigue leyendo “Silva de varia lección, II”

Adolescentes de aquí y de allá: Juanito Marés, Jorge Malabia y compañía

Recuerdo haber pasado un fin de año, hace más de una década, leyendo Rabos de lagartija  (2000), entrañable novela que me introdujo a la obra de Juan Marsé. Se trataba de un auténtico viaje a otro mundo, tal es el poder de las buenas ficciones, al Guinardó de la postguerra, bajo el franquismo y laSigue leyendo “Adolescentes de aquí y de allá: Juanito Marés, Jorge Malabia y compañía”